¿De qué color para puertas con paredes grises?

Si tus paredes son de color gris claro o en un tono más intenso, tienes varias posibilidades para despertarlo con el color de las puertas. La elección es amplia y es el renderizado lo que favorece los colores que vas a utilizar. Siendo el gris un color neutro, tienes una elección muy importante de armonías. Aquí tienes algunas ideas para despertar tus paredes grises.

Con paredes grises medianas

Iluminarás e iluminarás toda la estancia eligiendo un gris perla, un pastel o un gris claro para tus puertas. Si por el contrario el objetivo es hacerlos desaparecer, opta por el mismo tono. El blanco también es bienvenido para hacer que su habitación sea más luminosa. Es una buena elección si sus muebles y su decoración se tratan principalmente en este color.

Entonces, puedes optar perfectamente por un amarillo muy brillante también y muy tónico para despertar el conjunto. De la misma forma, puedes utilizar un rojo vivo, un azul muy tónico o incluso un verde manzana, por supuesto, la habitación debe ser bastante neutra en su decoración o incluso en un espíritu pop.

Las puertas también se pueden cubrir con un color pastel, rosa, azul, verde, amarillo para aportar suavidad y reforzar el lado elegante de la habitación.

Con paredes de color gris claro

Una vez más, tienes diferentes opciones, si quieres mantenerte en esta armonía tan luminosa y suave, opta por el blanco o un tono gris azulado, verde agua o verdín por ejemplo. El rosa empolvado también es popular, es más original y aporta un toque femenino.

Si quieres darle ritmo y personalidad, apuesta por un gris antracita, un azul medianoche o un negro profundo, le da personalidad y un lado muy chic a tu espacio.

Los colores profundos y oscuros también son una buena opción, como el azul pato, un verde oscuro pero brillante, un amarillo mostaza o un rojo intenso. El efecto es muy bonito y acertado especialmente en una habitación grande donde tienes varias puertas estéticas.

Con paredes gris antracita

El blanco es el color que ilumina todo, recuerda el techo y aporta respiración al volumen. Puede ser un blanco puro o una tonalidad más natural como beige, lino, arena… a determinar según tu decoración. Si la habitación es muy contemporánea o rústica, opta por un blanco brillante. Si tu decoración es más étnica, industrial, bohemia-chic o natural, se preferirán los blanquecinos.

© istock

Si dudas entre dos tonos

Tienes dos colores en mente y no puedes decidirte, piensa en la puerta de dos tonos. Más original que una puerta simplemente pintada en un color, adquiere inmediatamente un aspecto más cualitativo. Dejas de hacerte preguntas. Puede hacer esto si tiene un zócalo en un tono más sostenido en las paredes, o simplemente para agregar estilo a una puerta que es demasiado mundana. Por lo general, la parte inferior es más oscura que la superior.

Un bonito diseño gráfico y ordenado también es una buena solución para decorar una puerta banal y sin estilo.

No cometer un error

Si decides optar por un tono de gris diferente, oscurece o aclara el tono de la pintura en las paredes. Un gris azul, por ejemplo, y un gris verde no necesariamente van bien juntos. Manténgase sobre la misma base.

➤ Encuentra las mejores Ofertas

¿Necesitas buscar algún producto? En Bricohogar te ofrecemos este buscador donde encontrarás las mejores ofertas, para que puedas comprar al mejor precio: