6 consejos para tener un jardín apto para perros

Los jardines pueden ser lugares maravillosos y estimulantes para que los perros jueguen al aire libre.

Pero si no se configuran correctamente, también pueden presentar una serie de peligros a los que no desea que su perro esté expuesto. ¿Sabes lo que se necesita para hacer de tu jardín un espacio seguro para tu perro?

¡Este artículo lo llevará a través de 6 consejos que ayudarán a garantizar que tanto usted como su perro puedan estar saludables y felices en su jardín!

Construya límites sólidos internos y externos

Muchos profesionales dicen «Una de las consideraciones más importantes para un jardín que admite perros es asegurarse de que sea un área cercada». La cerca debe tener al menos 1,50 metros de altura para garantizar que su perro no pueda saltar sobre ella, y no debe haber agujeros, huecos o grietas.

Si colocar una cerca en todo el jardín no es una opción, también puede instalar un corral en una cerca de juego para que su perro esté dentro y que lo mantenga contenido. Esto funciona mejor si tienes un perro más pequeño.

En cuanto a los límites internos, depende de usted cómo / si desea bloquear sus plantas para que su perro curioso no pueda alcanzarlas. Los dueños de perros informan haber tenido éxito con pequeñas vallas, macizos de flores elevados y anillos de plantas espinosas disuasorias alrededor de las más delicadas.

Si elige tener plantas que sean tóxicas para su perro (más sobre esto en el siguiente consejo), debe estar asegurado por una valla fuerte que su perro no podrá atravesar.

Sepa qué plantas son tóxicas vs seguras

Es posible que se sorprenda al saber que algunas plantas que ya tiene en su jardín son tóxicas para su perro. Algunos comunes incluyen acónito, ranúnculo, crisantemo, azafrán, narciso, dafne, delfinio, dedalera, jacinto, hortensia, lirio, tomate, tulipán y tejo.

Haga un inventario de su jardín y elimine cualquier planta que pueda ser dañina para su perro. Asegúrese de quitar las estructuras de las raíces cuando las levante, para que no vuelvan a crecer.

¡Todavía hay muchas plantas que puedes cultivar que son seguras para tu perro! ¡Algunos para comenzar son camelia, caléndulas, fucsia, arbustos de magnolia, tomillo rastrero, girasoles, romero y boca de dragón!

Evite los productos químicos tóxicos

Muchos dueños de perros han visto a sus perros comiendo hierba. Este es un comportamiento común en los perros y generalmente no es motivo de preocupación. Los problemas surgen cuando el césped ha sido tratado con ciertos pesticidas o herbicidas. La mayoría de estos productos no representarán ninguna amenaza para la seguridad de su perro, pero hay algunos que debe vigilar y evitar.

El más común es el glifosato, que se usa con mayor frecuencia para eliminar las malas hierbas. Si tiene motivos para creer que su perro comió pasto que ha sido tratado con glifosato, comuníquese con su veterinario de inmediato.

Los signos de toxicidad por glifosato en perros incluyen vómitos, diarrea, letargo y salivación excesiva.

Otro químico dañino es el pesticida Disulfoton. Ya no se vende en la mayoría de las tiendas, pero a veces aparece en productos que protegen las rosas. No solo es tóxico, a menudo se mezcla con fertilizantes como harina de huesos y sangre, lo que lo hace extremadamente atractivo para los perros. En conjunto, esta combinación puede ser mortal.

Haz del jardín una zona libre de caracoles

¿Sabías que los caracoles y las babosas son venenosos para los perros? De todos modos, por lo general, no querrás que estas plagas se encuentren alrededor de tus plantas, pero especialmente si tienes un perro que pasará tiempo en el jardín, es vital controlar la presencia de estos insectos.

Los caracoles y las babosas pueden portar un parásito llamado gusano pulmonar que infecta a su perro si los come, o incluso lame el rastro de baba de un insecto portador del gusano pulmonar. Los signos de gusano pulmonar incluyen dificultad para respirar, letargo, convulsiones, pérdida de peso, vómitos, diarrea y mala coagulación de la sangre.

Todos estos signos también pueden ser síntomas de otras enfermedades. Asegúrese de comunicarse con su veterinario si tiene alguna inquietud sobre la salud de su perro. El gusano pulmonar generalmente afecta a los cachorros y perros mayores de manera más severa y, si no se trata, el parásito desafortunadamente puede ser fatal.

Por esta razón, es increíblemente importante evitar que los caracoles y las babosas entren en su jardín en primer lugar.

Al seleccionar un pesticida para prevenir caracoles y babosas, evite cualquier cosa que contenga metaldehído. Este es otro químico que es venenoso para los perros y puede causar convulsiones e incluso la muerte. Una opción más segura es el cebo que contiene fosfato férrico.

Elija plantas más resistentes

A veces, la mejor manera de proteger un espacio para perros es anticipar accidentes. No planeas que tu perro desenterre las flores que tanto te esforzaste en plantar, pero, instintivamente, a los perros les encanta cavar y, si bien puedes implementar sistemas para disuadir este comportamiento, siempre es posible que se metan en cosas que ». se supone que no.

Si eliges plantas que están completamente desarrolladas o más resistentes para tu jardín, será más probable que sobrevivan al desgaste que puedan terminar quitándole a tu perro que si excavaran con entusiasmo los brotes jóvenes y delicados.

Si su perro excava o pisotea sus plantas, no las golpee, grite ni las castigue. No entenderán que han hecho nada malo y aprenderán a asustarte en lugar de aprender a no atropellar tus flores. Con tranquilidad, ponga a su perro adentro mientras limpia y comprenda que estos son pasivos cuando tiene a su perro en su jardín.

Siempre supervise a su perro afuera

Incluso si ha seguido los otros 5 consejos y está seguro de que su perro no se escapará ni comerá plantas o caracoles que lo lastimen, siempre debe estar presente con su perro cuando esté en el jardín.

Si su perro es una raza de juguete o un cachorro, existe el riesgo de que los halcones los confundan como presas. Si vives en un lugar donde las serpientes son comunes, esto también es motivo de preocupación.

Los perros aburridos son perros problemáticos y son propensos a desenterrar plantas, comer grava o mantillo y causar otros alborotos.

Al estar al aire libre con su perro, incluso si está ocupado trabajando en el jardín, puede vigilarlo para asegurarse de que no se meta en nada que no debería.

Resumen

¡El jardín es un gran lugar para tu perro! Les encantará pasar tiempo al aire libre husmeando y explorando su jardín.

Pero antes de abrir la puerta trasera a su perro, asegúrese de protegerse contra los numerosos peligros que comúnmente surgen en los jardines: asegúrese de que el espacio esté bien cerrado y libre de plantas tóxicas, productos químicos e insectos. Siempre supervise a su perro y comprenda que puede cometer errores.

¡Con estas medidas de seguridad implementadas, usted y su perro podrán disfrutar del jardín sin preocupaciones!

¿Cómo ha hecho que su jardín sea apto para perros? ¡Háganos saber en los comentarios a continuación!

➤ Encuentra las mejores Ofertas

¿Necesitas buscar algún producto? En Bricohogar te ofrecemos este buscador donde encontrarás las mejores ofertas, para que puedas comprar al mejor precio: